Trabajos más extraños del mundo

trabajos raros del mundo

Desde niños crecemos con la inspiración de tener trabajos cotidianos por ser los ejercidos por nuestros padres, como puede ser abogado, doctor, enfermero, ingeniero, etc., y que para nosotros es algo “normal” por ser una profesión común que se puede estudiar en muchos lugares.

Sin embargo, hoy en día hay muchos trabajos que distan de lo tradicional, pero muchos de ellos podrían considerarse como el sueño de cualquier persona, ya que tienen entre sus características el ser muy simples o un gran desafío.

TOP trabajos más extraños del mundo

Para quienes han pensado en cambiar de trabajo para ir tras la búsqueda de sus sueños, este listado de trabajos extraños quizás les pueda servir. ¿Te atreverías a coger alguna plaza vacante en esas propuestas?

Inspector de patatas fritas

Todos conocemos las patatas fritas y difícilmente a alguna persona no les gusten, entonces quizás este trabajo lo deseen hacer muchas personas, ya que se trata de supervisar la calidad de este producto durante toda la jornada laboral que les toque.

Quien tenga el trabajo de inspector de patatas fritas, debe asegurarse que en las cadenas de producción este producto esté bien hecho y crujiente, cumpliendo así con los estándares de calidad que se han establecido para las mismas.

Pese a que puede parecer un trabajo bastante deseado, es uno de los más raros que hay en el mundo, y que seguro coloca en riesgo a quién lo ejerce por mucho tiempo.

Probador de juguetes sexuales

Desde hace más de una década el sexo ya no es un tema tabú como lo era antes, así que es más fácil hablar de ello y sobre todo comprar juguetes sexuales que complazcan a una o más personas, pero lo que sí es extraño es que exista un trabajo donde una persona se encargue de probar la efectividad de dichos juguetes.

El trabajo de probador de juguetes sexuales aparentemente puede ser muy placentero para quien se desempeñe en él, aunque podríamos pensar que también llega a ser un poco contraproducente, ya que sería como mantener relaciones sexuales todos los días de la semana, pese a que en promedio solo tienen que probar 5 juguetes a diario.

Quizás para este trabajo no esté capacitado todo el mundo, pero seguro habrán muchos desinhibidos que si desearían tomar esta opción.

Catador de golosinas

Una de las tentaciones que más tenemos en la vida son las golosinas, pero para colocar a la venta alguna nueva de estas, existen marcas como Swizzel’s Matlow o Ben & Jerry´s que tienen en sus plantillas a trabajadores bajo el cargo de catador de golosina, que tal como lo indica su nombre se encargan de probar las golosinas.

catador de golosinas

La labor de un catador de golosina consiste en oler el producto que ha sido creado y probarlo, así como los nuevos sabores de helados que saldrán al mercado, lo que permitirá modificar cualquier tipo de imperfección que estos profesionales puedan detectar en ellos.

Gracias a este trabajo tan raro las marcas de golosinas mejoran los productos antes de llegar a las manos de los consumidores, garantizando así que solo los de mejor calidad sean los que queden a la venta para ellos.

Calentador de camas

Otro de los trabajos más raros en el mundo es el de calentador de camas, un servicio que se ofrecen en algunos hoteles de lujos, y que consiste en que una persona se acueste en sus camas antes que ellos, para así calentar cada uno de sus espacios, y que esté lista para ellos acostarse.

Pese a que puede parecer un poco incomprensible este trabajo, varios hoteles tienen en sus plantillas a unas personas que se encargan de utilizar una pijama capaz de crear calor, y con la que hacen que la cama de sus huéspedes deje de estar helada para ellos.

Con el objetivo de garantizar la higiene en la cama de los clientes, el calentador de camas tiene que utilizar además del pijama, un gorro para no dejar pelos en el lugar, además de estar previamente duchado antes de acostarse en la cama.

Testeador de olores

Nadie en el mundo quisiera estar en presencia de malos olores, pero para este trabajo si es una excelente opción, ya que quienes se dedican a ser testeador de olores pueden llegar a percibir hasta más de 30 mil euros en el año.

Este trabajo que solo por su nombre ya es extraño, es el que realizan aquellas personas encargadas de oler los sobacos de distintas personas, a fin de comprobar que el desodorante que han utilizado efectivamente funciona, tal y como la marca lo diseñó.

Al ser un trabajo que para la gran mayoría de las personas sería desagradable, es por eso que el pago por este llega a ser tan elevado, pero eso no deja de quitarle lo extraño que es.

Despertador humano

Quienes tienen problemas para despertarse por las mañanas ya no tendrán que sufrir las consecuencias de eso, ya que uno de los trabajos más raros es el de despertador humano, aunque es una labor que comenzó a mediados del siglo XIX con el apogeo industrial.

Desde que se ideó este trabajo, quienes trabajaban como despertador humano se encargaban de despertar a los trabajadores de las fábricas, tocando en las ventanas de sus habitaciones o lanzándoles piedras pequeñas, para que así pudieran llegar a tiempo.

Aunque puede parecer un trabajo que nadie haría actualmente, resulta que todavía hay personas que tienen trabajadores para que los despierten, pero claro, utilizando métodos más modernos como el llamarlos por el móvil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *